Abel Méndez
Camarero, barista... y dueño de tu corazón
abel

Generoso, alegre, cordial, atento…Es el retrato afable, el perfil visible que encuentras al trabajar con nuestro querido Abel Méndez.

Su cariño hacia la profesión se forjó escuchando las historias contadas por su abuelo, pastelero de profesión, en las que hablaba de sacrificio y amor por el oficio de hostelero. Y ahí reside un equilibrio perfecto que brilla con luz propia al ver la apabullante naturalidad y el gran respeto con el que ejerce sus tareas diarias, bien en la barra o bien en la sala.

Cada gesto de Abel contiene el recuerdo de aquellas historias relatadas por su abuelo y en las que le inculcaba la gastronomía como manera de mover conciencias y corazones.