Dice nuestro Juan Ángel Vela del Campo, en sus capítulos del El Bosque Goloso, que "Los cinco sentidos- gusto, oído, vista, olfato, tacto- se dan cita a la hora de potenciar el placer de la comida. Los aficionados a la buena mesa valoran cada día más la experiencia total que supone complementar los sabores en estado puro, y su consiguiente elaboración culinaria, con la presentación de los platos en la mesa, las texturas de los alimentos, el sonido (o silencio) ambiental o los olores que emanan de cada creación gastronómica. Los cinco sentidos juegan su papel en la experiencia integral que supone una buena comida."

Esta reflexión nos llevó hasta Roberto Altarejos, quien, en asuntos de vajilla, es "El Jefe". Desde su empresa, VCA Hosteleria Selección, forma, inspira y asesora a grandes cocineros del reino para sus restaurantes en temas de platos, cristales y demás. Era obligado sentarse a tomar un café con él y hablar acerca de la importancia de la vajilla en la experiencia gastronómica.

Cada día, encontramos más común el uso de potenciadores de sabor en las recetas de muchos restaurantes. Os dejamos nuestra opinión sobre el tema:

La oscuridad de la noche todavía envuelve la costa gallega cuando el barco zarpa en busca de la merluza. Esta pesca del día, como denominan a la pesca de bajura quienes ofician el mar, se produce a unos 30 kilómetros de la costa, en una pequeña plataforma oceánica. Allí se halla un desnivel de 200 metros en la superficie marina, en donde la merluza encuentra un hábitat agradable.

Hemos recibido un vídeo que muestra la pesca industrial de la caballa:

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter