El viernes pasado, día 2 de marzo, lakasa tuvo el honor de ser los protagonistas de la reseña semanal que elabora el crítico gastronómico Luís Cepeda en el suplemento On Madrid que publica el diario El País.

Para los que no la conozcais, On Madrid se define como una guía que se distribuye los viernes en la edición de Madrid y da todas las pistas para disfrutar del ocio y los espectáculos de la capital cada semana.

Según la OJD (Oficina de la justificación de la Difusión) el diario posee en la actualidad un promedio de difusión de 366.707 ejemplares con un promedio de tirada de 473.905 ejemplares. Datos que dan a entender la importancia y la repercusión que tiene para un negocio, en este caso nuestro restaurante, salir en una guía de este tipo.

El autor de la crítica es Luís Cepeda, un periodista veterano en el campo de la gastronomía. Como esto de la crítica es tan subjetivo, aquí os dejamos la reseña para que cada uno obtenga sus propias conclusiones.

El desafío y la madurez de un joven chef madrileño se ubican en un esquinazo urbano con personalidad propia.

lakasa en on Madrid

Los cocineros llevan la contraria a la crisis. Puede que no la derroten, pero le hacen la lucha, aportan ilusión y estimulan el apetito; todo muy positivo. César Martín es un campeón en eso. Ha despachado entusiasmo y oficio por casi toda la geografía ciudadana, desde el Arce, de Chueca, al Balzac, de Los Jerónimos; de la Abacería de la Villa, del barrio Salamanca, a este Lakasa, de Chamberí, donde acaba de instalarse.

Está en una esquina redondeada de Alenza, a la sombra del histórico y aparatoso hospital de Jornaleros. Su configuración semicircular de grandes ventanales, con las aceras a la altura de la mirada, transmite al lugar sensaciones de brasserie.

Lo reitera detrás un bar de mostrador duplicado y su breve carta de insólitas pizzas (con mojo canario, paloma torcaz o ibérico ahumado) o sabrosas raciones (cecina, buñuelos de Idiazábal o setas con yema), para ágapes urgentes. En las mesas de mantelitos tejidos hay guiños al sabor francés con los mejillones de roca encebollados estilo Mont Saint Michelle (12,5 €), la ensalada con aliño de Dijon ( 10 €), la raya desespinada al vino tinto (16 €), con su cartílago crujiente, o unas alcachofas a la brasa de sugerencia puntual, a las que el foie no estorba. Perseverante en su pericia italiana, César propone, además de las pizzas, unos tagliatelli con torreznos (9,5 €) e, inspirado en la caza, el carpaccio (12,5 €) o las albóndigas (15 €) de ciervo, arroz con pato azulón (15,5 €) y pichón en su guiso (28,5 €). A las brasas, hamburguesa de ternera a cuchillo (14,5 €) y chuletón fileteado (25,5 €).

El placer de comer es tan subjetivo, que no hay manjar en este mundo mejor que compartir unas raciones en buena armonía con la gente que te acompaña. El tapeo y el aperitivo, de esta manera, es emocionante. Ayer, Juanjo Taboada, decorador del restaurante, nos infundía la idea que el aperitivo es algo intelectual. Lo que es evidente es que al tapear adoptamos una actitud.

Y en lakasa, a estos asuntos, somos muy aficionados. Vamos a darle juego a labarra este fin de semana; y vamos a invitaros a todos a que os paseis; y, en definitiva, vamos a intentar pasárnoslo bien, que para ello es fin de semana y a todos nosotros nos encanta comer.

A los buñuelitos de Idizabal, croquetas de calçots con salsa romesco, la cecina de buey con aceite de almendras, las pizzas kaseras y personalizadas que elaboramos, hemos añadido alcachofas recien traidas de Navarra que prepararemos a la parrilla de piedra volcánica que tenemos en la cocina; han llegado alubias de Tolosa que van guisadas con morcilla y acompañadas de piparras (guindillas vascas); hemos conseguido verdaderos pimientos de Gernica; continuamos preparando la hamburguesita de waguy que tanto gusta a la gente y más elaboraciones que os van a sorprender.

      

Os esperamos, este fin de semana, en lakasa.

Lakasa apuesta por ser un restaurante 2.0. Si decimos que Internet nos ha cambiado la vida, estaremos todos de acuerdo. Este mecanismo extraordinario de comunicación nos abastece de unos medios que nos permiten realizar mejor nuestro trabajo, enriquecer la experiencia de nuestro cliente y, además, pasárlo en grande: son sensaciones demasiado buenas para no volcarse en ello.

¿Es tan novedosa la disyuntiva en la cocina entre vanguardia y tradición? Un breve paseo por la historia nos ayuda a entender mejor la actualidad y, a la vez, nos descubre nuevas e interesantes preguntas.

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter