La escena gélida de una cocina vacía que almacena utensilios embalados y una sala decorada con espacios deshabitados y mesas arrinconadas se torna, al instante, en jolgorio con los abrazos de bienvenida que dibujan la cariñosa imagen del rencuentro. Sí, queridos amigos, ¡ya estamos de vuelta!

Y, aunque suene a perogrullo, ¡Qué bien nos han sentado las vacaciones! Con el buen sabor de boca que nos dejó el final de la temporada pasada y el tiempo estupendo vivido en nuestro descanso, volvemos con las pilas a tope, con más ilusión que nunca y con muchas ganas de continuar disfrutando, con vosotros, de esta aventura.

Con estos motivos, no surgen dudas en invitaros a que os embarquéis con nosotros en este viaje. Subíos a este barco, que lleva por nombre lakasa, y que busca surcar los mares del placer. Aquí no encontrareis ni piratas, ni corsarios, ni bucaneros, solo gente maja, sin parches en el ojo, con ganas de hacer bien su trabajo. Navegaremos con arte y destreza hacia islas imaginarias de nuestro conocimiento culinario en busca del botín más sabroso que nos da cada día el mercado: de un puerto, el pollo de corral para elaborar unos raviolis en salsa pepitoria; de otro, unas tórtolas, las primeras piezas de caza, para asarlas junto a unos boletus frescos y acompañar el conjunto con un caldo de la propia ave: un platazo. El arroz con carabineros, verduritas y su picada, la raya en salsa verde, el rape con aceituna negra y el bosque goloso serán parte de los tesoros que guarda el cofre de lakarta.

Vinos por copasEn este galeón, tú llevas el timón, viajas en el camarote especial, ¿y la bodega? la bodega viene repleta de joyas, ya nos hemos encargado, con una oferta de vinos por copas en una relación calidad-diversidad-precio imbatibles, a degustar en nuestra barra y en la mesa, en la sala y en la terraza.
Un navío sin cien cañones por banda, pero sí con un karrito que los fines de semana dispara delicias por la sala.

En la bandera del barco lakasa no hay carabelas, aunque sí dos rubias: una, siempre, con un dedo de espuma y otra, siempre, con un dedo en el móvil. Súmate a esta tripulación que solo busca librar una batalla: la batalla por el buen gusto.

Feliz mes de septiembre.

Aquí os dejamos el último video de la temporada: nuestra despedida y nuestros homenajes.

Volvemos el 29.

¡Feliz verano!

Hace unos días, tuvimos en nuestra mesa a Antonio Jesús Gras, cocinero de profesión y, sobre todo, un encanto de hombre que no teníamos la suerte de conocer. Nos deleitó su discurso y la sensibilidad y el conocimiento que le pone a estas cosas del comer. Su blog es un buen reflejo de ello y allí dejó constancia de su visita a lakasa.

En esta comida, Antonio cayó bajo la seducción de un vino, el terrible 2011 verdejo, que le llevó a escribir este artículo en el periódico que colabora. El texto corrobora lo anteriormente mencionado sobre Antonio y nos parece de tal interés que, tras la conveniente petición previa, hemos tenido a bien traerlo a nuestro blog y poder compartirlo.

Esperamos que disfrutéis del texto, como fue en nuestro caso.

Terrible 2011 Verdejo

TERRIBLE 2011 VERDEJO es una provocación para mostrar que lo sencillo y lo cotidiano pueden tener el don de la perdurabilidad
25-07-2012 11:43

Terrible 2011 Verdejo.

Antonio Jesús Gras
De los nuevos tiempos tenemos nuevas maneras de entender la viticultura y la producción de vinos. Por eso podemos encontrarnos con un ejemplo como el que hoy lestraigo aquí. Nada de solemnidades. Vinos agradables que se puedan beber en la barra de un bar, comiendo, sin tener que sufrir sobresaltos, y que a la vez nos hagan disfrutar expresando la realidad de donde proceden. Vinos construidos con la ayuda de un bodeguero, mediante especialistas, y que dan como resultado jóvenes vinos, sin más pretensión de ser alegres, bebibles y rentables para las dos partes.En la zona de La Seca, en Valladolid, Bodegas Neo tiene algunas parcelas de cepas de verdejo, con una edad de 35 años. Junto a ellos dos grupos empresariales, uno formado por los emprendedores de La tintorería, tienda de vinos en Madrid y los cocineros de la Taberna Arzábal, que han decidido crear un vino de verdejo con personalidad propia.TERRIBLE 2011 VERDEJO está pensado para que quien se acerque a beberlo encuentre que la verdad no tiene que vestirse de ribetes complicados. Podría parecer que querer mostrar pocas complicaciones fuese una posición alejada de la calidad. Pero llegar a un vino que nos produzca sencillamente alegría, frescura, ligereza, con una nariz potente es una verdad que puede que algunos productores no lleguen a entender, pero que a más de uno le habrá sorprendido, porque acercarse noblemente a la sencillez es toda una propuesta que puede resultar muy positiva.Rueda es una zona vinícola de la que algunos han copiado solo el falso prototipo. Ni el espíritu, ni la tendencia real. Ni si quiera el perfil de unos vinos que pudiendo ser modernos, contemporáneos Porque muchos bodegueros no quieren profundizar. Y aquí es onde comienzan las diferencias con éste concepto que TERRIBLE trae en un piel limpia y aromática.

La lección podría ser: terrenos buenos, cepas con una considerable carga de tiempo, un tratamiento de la uva muy cuidado, y luego apenas un remirado en la bodega.

El panorama no tiene que llenarse de vinos encorsetados por modas, fríos de mentalidad, delgados como top model que solo sirven para llevar encima prendas imposibles de usar en la calle. Aquí lo que tenemos es un vino que desde el primer momento nos agrada, porque es fácil de beber, con la complicación que tiene esto. Porque fácil de beber quiere decir que no es un vino para meditar y tratar de encontrarle tres pies al gato. Sino que queremos que el ronroneo del gato se oiga desde el primer momento que lo vemos, cuando o escanciamos en la copa, cuando nos lo acercamos a la nariz y lo probamos, y queremos seguir oliéndolo y seguir probándolo, con lo que tenemos a manos, ya sean unos mejillones, ya sean unas patatas fritas, o un plato más elaborado. Vinos de barra que acompañan la vida, y que se habían perdido por cierto deseo de complicar las cosas y envolverlas en un manto que nos dejaba muchas a veces a oscuras.

TERRIBLE 2011 VERDEJO es una provocación para mostrar que lo sencillo y lo cotidiano pueden tener el don de la perdurabilidad. Para ofrecer alegría para quien quiere beber sin tener que desembolsar cantidades astronómicas. Es un vino para muchos días, para muchos momentos, para múltiples circunstancias. Un vino sin formalismo pero con un fondo de armario importante, porque de donde no hay no se puede sacar, y aquí hay territorio, hay uva, hay una elaboración precisa y justa, y además una cordialidad que se trasmite en las gotas que nos perfuman la vida de sinceridad y buenos gestos.

No tenemos que cargar con gestos pretensiones. Esta es una acción directa. Una verdad brillante que nos alivia, y nos regala la boca de un sabor auténtico.

Gracias, Antonio...

sorprender.

(De sor-, y prender).

1. tr. Coger desprevenido.

2. tr. Conmover, suspender o maravillar con algo imprevisto, raro o incomprensible.

...Qué suerte trabajar en una profesión capaz de provocar estas emociones...

Feliz día...

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter