Aquí os presentamos, otro mes más, el noticiero de lakasa. Una práctica que empleamos para compartir con vosotros el balance del mes acaecido y contar los acontecimientos que el próximo nos traerá. Ya avisamos que mayo viene para chuparse los dedos.

Por su parte, este abril será inolvidable para lakasa. El nivel de afluencia diario que ha tenido el restaurante nos recuerda el compromiso que tenemos de dar lo mejor de nosotros a la gente que decide venir a visitarnos, y la suerte que es poder tener todo esto. Jamás se nos debería olvidar. El final de la caza fue un festín divertidísimo, con más de cien becadas vendidas. Los nuevos platos, como la carrillada, gustan mucho. La visita a Priégola, los encuentros con amigos y el planazo del concierto son buenos ejemplos de las gratas experiencias vividas.

 ¡Vaya pinta que tiene mayo!

Parece que las lluvias nos han sentado bien. Comenzamos con el anuncio de la llegada de todo un galán: el atún. Las primeras piezas están de camino. Con ellas, elaboraremos hasta seis platos distintos. Va a ser un “pasote”. Os avisaremos de ello.

La nueva carta se terminará de instaurar con incorporaciones tan apetitosas como el milhojas de rape con tomatitos y tapenade, la ensalada de arenques y requesón kasero con gazpacho de remolacha y la pluma ibérica con manzana asada. Y de nuestro horno de las pizzas surgirán originales aromas de cuatros quesos españoles, de verduritas de primavera y de tumaca. En postres, la versión de la tatín dará para más de una exclamación.

Si hablamos de las sugerencias, en lakasa continuaremos con la labor de tener la atención puesta a diario en el mercado. Los espárragos blancos, las setas de primavera y las corujas son fruto de ese trabajo y, este mes, estarán en nuestros platos. Salva, nuestro proveedor de pescado, nos aventura un buen tiempo para productos como el rodaballo. Otro “pasote”.

Hace un año nos dejó nuestro amigo Gaspar Rey, un apasionado de la gastronomía y la comunicación, y a quién, seguro, le hubiera hecho muy feliz vernos en lakasa. Nosotros continuamos teniendo un hueco privilegiado en el recuerdo para él. Es imposible olvidar sus deliciosas tertulias. Por ello, estamos preparando nuestro homenaje con dos ingredientes que le apasionaban: el pan y el tomate. Os contaremos.

Para los fines de semana, “el karrito” continúa con sus progresos y sus sorpresas. Este mes nos va a deleitar con un solomillo Wellington de alta escuela tradicional. En lakasa, miramos por el retrovisor y vemos cosas geniales.

Estrenamos nuevas cartas de vinos, de vinos por copas y de cócteles. E iniciamos un nuevo capítulo en nuestro blog, denominado lakata de lakasa, en donde cada semana haremos una cata de un vino de nuestra carta. Toda esta información estará disponible en la mesa a través de un código QR. Seguimos enganchados al rollo 2.0.

 

En la sala, hemos acometido un cambio en el privado al introducir mesas. De esta manera, el salón se convierte en un lugar íntimo y privilegiado para vuestras reuniones, comidas de negocios, etc. La idea ha encantado y la gente queda muy satisfecha al poder disponer de un espacio así en esta zona de Madrid.
Sabed que aquí lo tenéis.
Para final de mes, proyectamos una nueva actividad que nos hace mucha ilusión. Se llamará Las Cenas Comentadas, y consistirá en tomar un menú temático, el primero será sobre el atún, y, bajo la batuta de César, dialogar entorno a este ingrediente y los platos que se vayan degustando. Continuamos dando forma a la idea, pero tiene buena pinta. Informaremos.

Y en el capítulo de la fe, nos quedan las últimas 5.000 velas para poner a nuestra patrona la Santa Licencia de la Terraza, que, por el momento, sigue sin aparecerse. Nuestra esperanza y credo no decaerán.

Que tengáis un buen mes de mayo.
El “team” de lakasa

"...Muchas gracias por la confianza depositada en nuestra marca y por haberse decidido por nuestro SelfCookingCenter whitefficiency. Nuestro aparato le apoyará fiablemente en su quehacer culinario no solo ejecutando por usted tareas rutinarias como la vigilancia y la regulación de la cocción, sino poniendo a su disposición –con la simple pulsación de una tecla- la valiosa experiencia y los conocimientos acumulados por nuestros profesionales a través de los años…

¡¡Toma ya!! Así comienza algún párrafo del libro de instrucciones del horno Rational que tenemos en lakasa. Y es que “El kacharrito” tiene su miga y, hoy, os queremos contar nuestra experiencia con este invento: tecnología punta puesta al servicio de las necesidades de una cocina. A las labores clásicas de un horno de cocinar con calor indirecto, esta máquina añade un sinfín de posibilidades gracias a los innumerables programas y distintas funciones que posee.

A modo de ejemplo, y solo por hablar de la carne, el horno permite desde cocinar un asado, a elegir entre tradicional o crujiente, a obtener preparaciones que simulen haber sido elaboradas a la plancha, en parrilla, empanadas, braseadas, pochadas, etc. Unas opciones que se multiplican al ir añadiendo distintas gamas de productos: aves, pescados, verduras, ovoproductos, guarniciones, panadería, postres y pastelería.

Es para volverse majara.  Y así pensareis que nos hemos vuelto cuando os reconozcamos, para liar más el asunto, que en lakasa no tenemos el más mínimo interés en emplear, por el momento, la gran mayoría de estos programas. ¿Entonces por qué hemos decidido gastarnos los 9.000 euritos que cuesta el horno? El uso que nos atrae de “El kacharrito es la posibilidad de elaborar cocciones lentas, a baja temperatura, milimétricamente precisas y con la humedad controlada.

En nuestra práctica, hemos comenzado a obtener resultados que nos tienen más que satisfechos. De algunos de ellos ya os hablamos anteriormente, como las carrilladas o la pata de corzo, y otros están a punto de salir, como la paletilla de recental o una nueva manera de cocer las manitas de cerdo. Por otra parte, en las cocciones al vapor también logramos frutos deliciosos; y así lo sentimos tras probar los espárragos blancos sometidos 17 minutos a este tipo de cocinado.

El asunto nos tiene “enganchaos” y promete darnos muchas alegrías. A modo de curiosidad, os contamos algunas peculiaridades que hemos descubierto en el horno y que nos parecen, cuando menos, hasta graciosas:

-          “El kacharrito” posee una sonda térmica para insertar en el producto durante su cocción y así, según la opción elegida, o bien conoces la temperatura exacta del interior del ingrediente durante su elaboración o bien asignas tú los grados que quieres conseguir en ese interior, de esta manera el horno calcula la temperatura y el tiempo que necesita para obtener ese punto preciso de cocción deseado. No negareis que es alucinante.

-          La opción CareControl detecta el estado de contaminación y mantenimiento del aparato y propone el correspondiente programa de limpieza.

-          Existe en Internet el club-rational, del que nos hicimos socios en cuanto supimos de su existencia (¡faltaría más!), que nos pone al alcance toda una plataforma con información sobre el horno. Algunos videos de la web no tienen desperdicio, son pura sensualidad.

-          Y, por supuesto, el horno tiene conexión a Internet. Con lo que todas estas labores, y muchas más, se pueden ejecutar desde el móvil o el PC de casa.

Así las cosas, no es de extrañar que haya empresarios que lo tengan muy clarito y hayan puesto en marcha restaurantes sin la necesidad de tener ningún fuego, ni ningún cocinero, en donde solo se cocina en este horno. ¡Ole tus huevos! ((que, por cierto, también se pueden freír en el aparato)).

¡Ay si Escoffier levantara la cabeza!

[anything_slider title="El ferrari de lakasa" column="full-width" autoslide="0" slider_id="12928"/]

Sin palabras, solo sensaciones...

 

En lakasa nos encanta entonar la excelencia de las manitas de cerdo rellenas de rabo estofado. De ahí, su lugar tan merecido en nuestro blog, el espacio que tiene la pretensión de mostrar de manera transparente y honesta qué somos y qué hacemos. Esta labor nos parece fundamental, además de convertirse en una fuente inagotable de buenos momentos, el video de hoy es un ejemplo de ello.

Pero vayamos al tema. Las manitas es un plato que consideramos alta cocina: requiere conocimiento, cuidado y trabajo. No es de extrañar que sea una de las opciones más elegidas por los comensales del restaurante. Su previa elaboración, un tanto laboriosa, se compensa al probar el resultado final obtenido. Y otra vez os remitimos al video para esta comprobación.

Del cerdo se ha escrito mucho, y muy bien. En el estudio que hemos realizado sobre este producto, nos han llamado la atención datos como que el cerdo es la carne más consumida del  mundo, a pesar de la prohibición en pueblos como el judio o el musulmán de Oriente Próximo, o los más de 400 productos distintos de charcuteria que se elaboran con este animal. Y es de obligada mención la lectura antropológica que hace Marvin Harris sobre el consumo del cerdo por parte del ser humano.

En el video de hoy, explicamos y mostramos la elaboración de las manitas, a la vez que atendemos otras pasiones, no tan profesionales...

 

Buen fin de semana.

P.D. La foto del post está tomada del blog cocina clandestina en una de sus visitas a lakasa

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter