"...Muchas gracias por la confianza depositada en nuestra marca y por haberse decidido por nuestro SelfCookingCenter whitefficiency. Nuestro aparato le apoyará fiablemente en su quehacer culinario no solo ejecutando por usted tareas rutinarias como la vigilancia y la regulación de la cocción, sino poniendo a su disposición –con la simple pulsación de una tecla- la valiosa experiencia y los conocimientos acumulados por nuestros profesionales a través de los años…

¡¡Toma ya!! Así comienza algún párrafo del libro de instrucciones del horno Rational que tenemos en lakasa. Y es que “El kacharrito” tiene su miga y, hoy, os queremos contar nuestra experiencia con este invento: tecnología punta puesta al servicio de las necesidades de una cocina. A las labores clásicas de un horno de cocinar con calor indirecto, esta máquina añade un sinfín de posibilidades gracias a los innumerables programas y distintas funciones que posee.

A modo de ejemplo, y solo por hablar de la carne, el horno permite desde cocinar un asado, a elegir entre tradicional o crujiente, a obtener preparaciones que simulen haber sido elaboradas a la plancha, en parrilla, empanadas, braseadas, pochadas, etc. Unas opciones que se multiplican al ir añadiendo distintas gamas de productos: aves, pescados, verduras, ovoproductos, guarniciones, panadería, postres y pastelería.

Es para volverse majara.  Y así pensareis que nos hemos vuelto cuando os reconozcamos, para liar más el asunto, que en lakasa no tenemos el más mínimo interés en emplear, por el momento, la gran mayoría de estos programas. ¿Entonces por qué hemos decidido gastarnos los 9.000 euritos que cuesta el horno? El uso que nos atrae de “El kacharrito es la posibilidad de elaborar cocciones lentas, a baja temperatura, milimétricamente precisas y con la humedad controlada.

En nuestra práctica, hemos comenzado a obtener resultados que nos tienen más que satisfechos. De algunos de ellos ya os hablamos anteriormente, como las carrilladas o la pata de corzo, y otros están a punto de salir, como la paletilla de recental o una nueva manera de cocer las manitas de cerdo. Por otra parte, en las cocciones al vapor también logramos frutos deliciosos; y así lo sentimos tras probar los espárragos blancos sometidos 17 minutos a este tipo de cocinado.

El asunto nos tiene “enganchaos” y promete darnos muchas alegrías. A modo de curiosidad, os contamos algunas peculiaridades que hemos descubierto en el horno y que nos parecen, cuando menos, hasta graciosas:

-          “El kacharrito” posee una sonda térmica para insertar en el producto durante su cocción y así, según la opción elegida, o bien conoces la temperatura exacta del interior del ingrediente durante su elaboración o bien asignas tú los grados que quieres conseguir en ese interior, de esta manera el horno calcula la temperatura y el tiempo que necesita para obtener ese punto preciso de cocción deseado. No negareis que es alucinante.

-          La opción CareControl detecta el estado de contaminación y mantenimiento del aparato y propone el correspondiente programa de limpieza.

-          Existe en Internet el club-rational, del que nos hicimos socios en cuanto supimos de su existencia (¡faltaría más!), que nos pone al alcance toda una plataforma con información sobre el horno. Algunos videos de la web no tienen desperdicio, son pura sensualidad.

-          Y, por supuesto, el horno tiene conexión a Internet. Con lo que todas estas labores, y muchas más, se pueden ejecutar desde el móvil o el PC de casa.

Así las cosas, no es de extrañar que haya empresarios que lo tengan muy clarito y hayan puesto en marcha restaurantes sin la necesidad de tener ningún fuego, ni ningún cocinero, en donde solo se cocina en este horno. ¡Ole tus huevos! ((que, por cierto, también se pueden freír en el aparato)).

¡Ay si Escoffier levantara la cabeza!

[anything_slider title="El ferrari de lakasa" column="full-width" autoslide="0" slider_id="12928"/]

Videoreceta del Mes

Lakasa en twitter