Calamarcito gallego de anzuelo

Con cebolla pochadita.

Alérgenos: pescado

Precio: 9.8 € /

VIDEOS

Calamarcitos de boliche, nombre que define el arte de pesca empleado para la captura de este cefalópodo. El boliche es usado para obtener pequeños ejemplares como sardinas, salmonetes y jureles. Se le considera pesca mixta artesanal, de arrastre y cerco, pues al tiempo que se arrastra la red con el barco se van cerrado sus alas o extremos, estrechando así el cerco sobre las especies situadas en el área de acción del aparejo.

La cualidad más destacable de esta técnica es el extremo cuidado con el que se captura el pescado. En el calamarcito, se recoge uno a uno a mano, obteniendo un producto intacto en el esplendor de todas sus cualidades.

A la pregunta de por qué está tan bueno este calamar pequeñito, en la respuesta se incluye el rico hábitat donde se encuentra, su alimentación y la incidencia de la luz tras su captura, con la que se mimetiza y adquiere unos tonos morados bellísimos. La conservación durante su transporte es otro punto crítico para mantener la calidad de esta joyita. A Lakasa, el calamar nos llega en un cajón isotérmico. Al abrirlo, algunas piezas todavía se conservan vías. Un pasada.

La manipulación que le hacemos en la cocina es muy breve, como muestra el vídeo. Una vez limpios, a la hora del pase le "acaraciamos" por la plancha ligeramente para lograr una llamativa textura crujiente y ensalzar todo su sabor. Acompañamos el calamar de una cebolla en juliana muy pochadita.

Nº de comensales:

Tiempo requerido: