El recetario de lakasa se configura con todos los platos de nuestra carta que en algún momento estuvieron en vigencia. Ninguna de estas elaboraciones forma parte de lakarta en la actualidad.

Guiso de pochas

Con pieles de atún y setas

La pocha es una variedad de alubia blanca. Su vaina acelera su proceso de maduración con los calores del verano, momento que adquiere unas tonalidades marronaceas de cierto aspecto pocho, de ahí su nombre. En el interior de la vaina vive una alubia tierna, con unas cualidades gastronómicas muy apreciadas.

El sabor de una buena pocha deslumbra por su finura. La piel, suave y tierna, prácticamente desaparece durante la cocción. En los guisos, la versatilidad de la pocha a la hora de combinar con otros ingredientes despierta un regustillo de saber que algo excelente tenemos entre manos. El día que cocinamos pochas somos más felices.

Los aspectos fundamentales para lograr un buen plato de pochas son la cuidada selección de productos que desfilen hacia la cazuela y el mimo en su elaboración.

View the embedded image gallery online at:
http://lakasa.es/es-receta-de-guiso-de-pochas-93#sigProId17b1f4ddc5

Nº de comensales:

Tiempo requerido:


Ingredientes para hacer Guiso de pochas

  • Pochas
  • Pieles de atún
  • Cebolla
  • Setas
  • Tomate
  • Pimiento
  • Ajo
  • Laurel
  • Pimentón dulce
  • pimentón picante

Guiso de pochas paso a paso

  1. Las pieles de atún las blanqueamos, las escamamos y las cocemos por un espacio de tiempo de unos 20 minutos; reservar
  2. Pochamos el ajo y la cebolla picaditas, añadimos los boletus, las pieles de atún y las pochas y rehogamos con el pimentón dulce y picante; mojamos con un poco del caldo de cocción de las pieles.
  3. Añadimos agua, una hoja de laurel y cocemos a fuego muy suave, asustando la cocción con agua fría de vez en cuando.
  4. Cuando esté tierna la pocha, trituramos unas pocas pochas para hacerlas un puré que devolvemos al conjunto y obtener un caldo del guiso de textura ligada y con cuerpo.
  5. Es fundamental en aras de la exquisitez el reposo del guiso durante un día antes de su degustación.