RECETARIO

El recetario de Lakasa son platos que tuvieron su vigencia, pero que ya no forman parte de LaKarta en la actualidad.

Estas recetas y su numerosa información suponen una buena herramienta de consulta. Aquí quedan, para ser compartidas.

Calamarcito gallego con cebolla pochada al amontillado

Alérgenos: pescado, Sulfitos

VIDEOS

 

¿Por qué resulta tan rico este calamar pequeñito? Son varias las razones:

  • Por el arte de pesca artesanal empleado para su captura, el de boliche, por el que reciben su nombre. Un arte considerado mixto, de arrastre y de cerco, en donde los calamarcitos se recogen uno a uno a mano, obteniendo un producto intacto en el esplendor de todas sus cualidades.

 

  • Por el rico hábitat donde han vivido, en plena ría de Arousa, con una alimentación variada de pequeños peces y crustáceos.

 

  • Por la incidencia de la luz tras su captura, con la que se mimetiza y por ello adquiere unos tonos morados bellísimos.

 

  • La conservación durante su transporte supone otro punto crítico para mantener la calidad de esta joyita. A Lakasa, el calamar nos llega a las pocas horas de su captura en un cajón isotérmico. Al abrirlo, algunas piezas todavía se conservan vivas. Es un pasada.

 

  • Por la breve manipulación a que le sometemos en la cocina. Lo limpiamos en agua con mucho mimo. Y a la hora del pase le "acariciamos" en la plancha ligeramente para lograr una llamativa textura crujiente y ensalzar sus matices marinos. Acompañamos el calamar de una cebolla en juliana muy pochadita con amontillado.

 

Nº de comensales:

Tiempo requerido:


Ingredientes para hacer Calamarcito gallego con cebolla pochada al amontillado

  • Calamar
  • Cebolla
  • Amontillado
  • Aceite de Oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta

Calamarcito gallego con cebolla pochada al amontillado paso a paso

  1. Recibimos los calamarcitos y los limpiamos con agua con mucho mimo para eliminar las impurezas que traigan.
  2. Cortamos la cebolla en juliana y la pochamos en una olla tapada con aceite a fuego suave; una vez blanda la cebolla, añadimos el vino amontillado y seguimos cocinando, hastas conseguir una textura de mermelada.
  3. A la hora del pase, pasamos por la plancha el calamar; lo acompañamos en el plato de la cebolla pochadita.