No se han encontrado resultados.

El recetario de Lakasa son platos que tuvieron su vigencia, pero que ya no forman parte de LaKarta en la actualidad.

Estas recetas y su numerosa información suponen una buena herramienta de consulta. Aquí quedan, para ser compartidas.

Ventresca de pez limón asada a la brasa

con pisto

 

pez limón web

Foto tomada de depeces.com

Debido a la mencionada naturaleza migratoria, el pez limón realiza en el transcurso de su vida largos desplazamientos, esto marca su potente fisonomía y genera la gran cantidad de grasa que se encuentra infiltrada en su fuerte musculatura.

Grasa y textura: dos cualidades que en la cocina hacen a cualquier pescado un candidato perfecto para elaborar en crudo. En este caso, un trocito de lomo de pez limón en ausencia de cocción resulta un bocado firme, sabroso, que ofrece unas notas grasas envolventes y nada empalagosas. Es una delicia.

Pero hoy no es del lomo de lo que hablamos, sino de la ventresca. Concretamente de las que hemos obtenido al limpiar el pez limón de 27 kilos traído estos días. La ventresca es la parte de forma triangular ubicada en la zona inferior del lomo junto a la cabeza que cubre el vientre del animal. El alto contenido graso que esta carne posee hace que también soporte de maravilla cocciones a la brasa.

Así es como la ofrecemos. Poquito hecha, respetando un punto jugoso en su interior, la ventresca asada deja al comerla una sensación mantecosa en el retrogusto que casi se puede masticar. Las notas de humo aportadas por las brasas terminan por redondear una bocado ¡fetén!

 

ventresca pez limón lakasa

 

Nº de comensales:

Tiempo requerido:


Ingredientes para hacer Ventresca de pez limón asada a la brasa

  • Ventresca de pez limón
  • Pisto
  • AOVE
  • Sal y pimienta

Ventresca de pez limón asada a la brasa paso a paso

  1. Asamos la ventrescas a la brasa, sin más. La idea es disfrutar de esta pieza, con todo su sabor y sus matices grasos.
  2. Para la guarnición, acompañamos la ventresca de un pisto clásico, elaborado durante 5 horas la fuego lento, de la forma más tradicional que sabemos.
  3. A la hora del pase, marcamos la ventresca en la plancha y la terminando en el horno de brasas, manteniendo en el interior de la carne un punto de cocción jugoso. De forma inmediata, la pasamos al plato donde le espera una quenefa de pisto.
Usamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y ofrecerte funcionalidades extras. Uso de cookies.