Sin ser buena persona, no se llega a ser un buen profesional

Alejandra lakasa